Aplicaciones que se han convertido en grandes negocios


Ahora que se cumplen los cinco años de la App Store, vale la pena recalcar que más que una comodidad para nosotros, se ha convertido en un gran negocio multimillonario. Es muy común hoy en día ver decenas de nuevos estudios y startups que crean aplicaciones. Con una relativa poca inversión se puede conseguir aplicaciones que devuelvan lo invertido y generen ganancias. Es, técnicamente, un negocio redondo.

Por desgracia no siempre es así, es tan fácil crear una empresa de apps, como de fácil es que no tenga éxito. Pero los desarrolladores y startups se mueven gracias al “si otro lo ha conseguido, ¿por qué yo no?”. Son esos casos de éxito los que hacen que este negocio cada vez tenga más casos de pequeños estudios, desarrolladores independientes o incluso grandes empresas, que logran ganar miles de dólares con una sola aplicación.

Cuando el iPhone 3G y 3Gs empezaron a convertirse en smartphones muy vendidos y el número de usuarios de iOS aumentaba sin parar, se hicieron muy notables los “casos de éxito de la App Store”. Estas historias son demasiado buenas como para dejarlas pasar, personas que con algunas semanas o meses de trabajo invertidos en una aplicación, logran vender miles de Apps a un público que no para de buscar las mejores apps que comprar e instalar en su iPhone.

De pronto, crear una aplicación se convirtió en un juego de niños y cualquier persona podía hacer miles de dólares al mes con una buena aplicación. Es quizá una de las mayores mentiras creadas a partir de una tienda de este tipo. Una docena de casos, incluso un centenar de casos de éxito no significa que cualquiera puede convertirse en rico creando una aplicación, mucho menos cuando tienes a otros seis millones de desarrolladores creando más aplicaciones.

El caso más sonado fue la aplicación I’m Rich, que simplemente mostraba una imagen de un rubí y nada más. Tan solo eso. El precio de la aplicación era de USD $999. Lo peor de todo es que mucha gente cayó y compró la aplicación.

Esto no hubiese sido un problema, más bien una anécdota de como un puñado de personas no tienen otra cosa en la que gastarse el dinero, pero cada uno hace con su dinero lo que quiere. El problema está en que esta aplicación se compró por menores de edad que o bien no sabían lo que hacían exactamente o le decían a sus padres que no sabían lo que decían.

Enlace: http://www.fayerwayer.com/

Wilder Bolaños Gomez

Productor de contenido audiovisual e Instructor. Consultor Creativo Adobe y Conferencista, Adobe Community Professional, Adobe Certified Expert e Instructor. #AdobeLatam #AdobeCo www.wbolanos.co

Instagram